miércoles, 19 de marzo de 2008

A vicious beast emerged from the rubble.

Ayer conduje 120 kilómetros, primero por autovía, luego por comarcales y luego por locales de mierda. Fue como un viaje al infierno: primero una vía perfectamente asfaltada, plana y recta, luego una carretera con arcén estrecho pero recta y bien señalizada, luego por una carretera sin arcenes ni marcas viales, con los bordes casi invadidos por el bosque (que se me antojaba aterradora, pues antes ese era el único paso que había) y finalmente una mierda de camino asfaltado (la única definición posible) con unas cuestas horribles y curvas superpeligrosas.
Aunque asusta y es una mierda, yo lo recomendaría a cualquier novato. Después de eso, los puntos negros en las carreteras nacionales te parecen un paseo.

4 comentarios:

rincewind dijo...

y vimos una cierva salvaje!

Criminal Macabre dijo...

Y un minisatan

Jhohan Dealer dijo...

La próxima vez hazlo con el frio abrazo de la noche. Entonces podrás empezar a hablar del infierno y el terror.

¿Cómo de cerca estaba la cierva?
¿Quedó algo?

<.<

>.>

^.^

-.-

FNORD

L Gato dijo...

xDDDDDDDDDDDDDDDD

Para viaje al infierno mi risotto que decía papá y mamá XDDDDDD Además dejaba secuelas físicas aparte de psicológicas... Que maldita indigestión.